Hitler: buen lector. Y animalista.

Hay estereotipos: que el lector o el animalista por ese solo hecho son mejores personas. No es cierto de manera automática.