Campañas con buenas intenciones no bastan

El caso del #metoo.