Guerra cultural

Una primera idea.

Veamos el caso de la palabra fascista: es un comodín para insultar a quien no está de acuerdo.

Acciones en guerra cultural

Pasa desde luego por las redes sociales y su intromisión