Mitos urbanos

Los hay en Colombia

Y en el mundo

La ley de la controversia de Benford

A menor información, mayor pasión.

Hay una ley de Benford de sentido diferente.

El camino al infierno y las buenas intenciones

No he podido verificar cuál es la frase original, pero la idea de que el camino al infierno, o el infierno mismo, está pavimentado con buenas intenciones es sabia.

Hay una frase en inglés que probablemente permite rastrear el origen.

Etiquetado: /

Campañas con buenas intenciones no bastan

El caso del #metoo.

Citas mentirosas en internet o en medios

Mentira. Fuente: https://www.rawpixel.com/image/1059109/free-image-rawpixelcom

Hay conductas extendidas como la siguiente: las personas, en cuanto pueden, citan a los autores clásicos, sin indicar cuál es exactamente la obra de donde procede la presunta cita; a duras penas mencionan el supuesto autor y nunca verifican la atribución. Por ello es frecuente tropezarse con atribuciones falsas como esta:
«Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito (Aristóteles)”
Esta frase es extremadamente popular. Se encuentra, entre otros muchísimos lugares, en “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” (Covey, 2011, página 69). La frase no es del filósofo griego, sino del historiador Will Durant comentando “La Ética a Nicómaco” de Aristóteles, en “The Story of Philosophy: The Lives and Opinions of the World’s Greatest Philosophers” , página 76 .
El problema no se queda en citar mal a los clásicos.

Pero puede ser peor.

Y puede ocurrir delante de las narices de todo el planeta, lo que demuestra la extensión de la simpleza humana: el caso de Trump, nunca dijjo que debía inyectarse a la gente con desinfectante, como se sostuvo incluso en sitios de chequeo de información falsa.
Las personas repiten supuestas declaraciones de otras sin verificar la procedencia, la veracidad, el contexto o el sentido correcto, o todas las anteriores. Y siguen el mismo comportamiento en otros escenarios, y actúan (hasta matando) con base en información falsa o defectuosa pero emocionalmente atractiva. Eso explica, entre otras cosas, la existencia de tantos falsos maestros: porque las personas prefieren lo que los mueve emocionalmente, sin importar su idoneidad . Y si no encuentran maestros a su gusto, pues se inventan lo que haga falta.

Etiquetado: